Time is up. De Hollywood a Merakiu. De ellas a nosotras.

Crecí escuchando un coro entonado alto y claro por hombres y mujeres: “Las mujeres no se ayudan entre sí” y hoy lo que empezó como un murmullo suena en todas partes: Time is Up… Girl Power… Unidas Crecemos… Desde Hollywood al Amazonas, desde Internet al colegio de mis hijas, desde muy lejos al salón de […]

Crecí escuchando un coro entonado alto y claro por hombres y mujeres: “Las mujeres no se ayudan entre sí” y hoy lo que empezó como un murmullo suena en todas partes: Time is Up… Girl Power… Unidas Crecemos…

Desde Hollywood al Amazonas, desde Internet al colegio de mis hijas, desde muy lejos al salón de mi casa: el runrún, ha ido creciendo hasta convertirlo en una sinfonía que no puedes parar de escuchar, ni tapándote los oídos. Está aquí para quedarse, para romper esquemas y desmontar

la mayor de las mentiras : Las mujeres no se ayudan entre sí.

Las mujeres no se ayudan entre sí. en el Geniceo, en la antigua Grecia las mujeres concentradas en una habitación compartían su vida, planeaban y hasta conspiraban 😉 

Las mujeres no se ayudan entre sí. Hubo un tiempo en el que los hombres temían al Aquelarre, 

esa reunión de mujeres que supuestamente eran brujas y que supuestamente se juntaban para hacer hechizos maléficos… todas nosotras sabemos lo beneficioso que es pasar un rato entre amigas… y te digo que si pudiéramos hacer hechizos los haríamos 😉

Las mujeres no se ayudan entre sí. Hace tiempo escribí un artículo sobre Ella Fitzgerald hablando de su agradecimientos hacia Marilyn Monroe. La rubia obligó al dueño del mejor café bar de jazz de la época a contratar a Ella Fitzgerald, a la que no quería  como artista por ser mujer y negra… Marilyn le dijo que si la contrataba ella misma se sentaría en la primera fila cada noche que Ella tocara.  La presencia de Marilyn alborotó a toda la prensa y gracias a eso pudimos escuchar la voz de Ella y nos conquistó para siempre.

Time is up significa el tiempo se ha acabado, porque esos tiempos en los que hombres y mujeres estábamos en bandos  diferentes y las mujeres, supuestamente enzarzadas en batallas de fuego amigo, se han terminado. El tiempo de no hacer nada, de no decir nada, se ha terminado.

Time is up. Los microcréditos que se dan a pequeñas emprendedoras no tiene impagos y los beneficios de esas emprendedoras se reinvierten en su propia comunidad, especialmente en los emprendimientos femeninos y en la educación de sus hijos.

Time is up. Hoy más de 20,000 mujeres hacen negocios de forma ética y sostenible dentro de Merakiu, convirtiéndola en una gran comunidad de emprededoras que hacen crecer sus negocios unas a otras.

Time is up. Ya no estamos solas. Hasta la ciencia nos recuerda la importancia de pertenecer a una comunidad, la importancia de conectar con otros… sus efectos son beneficiosos para nuestra salud.

Time is up. Y hoy el mundo está lleno de mujeres agradecidas a esas mujeres que primero aguantaron, luego protestaron y luego fueron acompañadas por hombres para cambiar el mundo. 

Sin algunos hombres algunos cambios hubieran sido imposibles. Ellos eran quienes legislaban y ellos eran los ´únicos que podían cambiar las leyes… el voto, el aborto… el derecho a la propiedad. Era simple pero complicado: Acabar con la desigualdad de las mujeres era un asunto de derechos humanos… y sigue siéndolo. Hoy muchas disfrutamos de todo lo que otras y otros hicieron y podemos escribir sobre esto y muchas hasta se dan el lujo de criticar todos estos movimientos… porque todas las que hablamos podemos opinar, pero nunca debemos olvidar que todavía hay muchas mujeres que (mal)viven en silencio sin usar este poder que aquí tenemos: La Voz.

Y hoy podemos vemos con emoción el discurso de Oprah Winfrey porque aunque ella viva en un lugar lejano, las historias que la inspiran son las mismas que nos inspiran a nosotras. Mujeres que han hecho lo imposible por defender a sus hijos, mujeres valientes que han peleado por su sueños y mujeres sabias que han sabido ver que en sus tiempos era mejor no meterse en ninguna batalla, porque ya la tenían perdida. Supervivientes que nos hicieron un camino para que hoy podamos actuar y decir que Unidas Crecemos, que podamos cumplir nuestros sueños y que podamos tener hijos y emprendimientos que crezcan grandes y exitosos. A todas ellas gracias y a todas ustedes: también. Gracias. 🙏 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *