Las diferencias entre los hombres y las mujeres a la hora de emprender

Las diferencias entre hombre y mujeres en la forma de emprender se pueden resumir con un par de memes sobre los hombres: La forma de empezar este tema ha sido en broma, pero las diferencias son muy serias. En este artículo encontrarás las diferencias más comunes, de las que muchos hablan y las diferencias más […]

Las diferencias entre hombre y mujeres en la forma de emprender se pueden resumir con un par de memes sobre los hombres:

La forma de empezar este tema ha sido en broma, pero las diferencias son muy serias. En este artículo encontrarás las diferencias más comunes, de las que muchos hablan y las diferencias más específicas.

Las diferencias más comunes entre hombre y mujeres en la forma de emprender, partiendo de la idea que ambos están igual de preparados a nivel académico son las siguientes (shhhh… las mujeres sacan mejores notas en la Universidad 👩🎓 )

Las Mujeres Emprendedoras:

  • Comienzan un negocio con la mitad del capital que los hombres.
  • No suelen hacer grandes inversiones en el negocio.
  • Son más conservadoras a la hora de tomar riesgos.
  • Tienen menos acceso a la financiación.
  • Las ganancias o beneficios los invierten en la familia, educación de sus hijos o su comunidad.
  • Invierten muy poco en consultorías externas para tener apoyo profesional.
  • Los negocios suelen ser más pequeños, muchos de ellos de venta al por menor y servicios.
  • Son más calmadas a la hora de tomar decisiones (y buscan otras opiniones dentro de su entorno).
  • Se preocupan por el tipo de relación que tienen con los empleados.
  • Tienen dificultad para expresar fácilmente todo lo que su valía puede aportar .
  • Valoran la disponibilidad y flexibilidad de tiempo y espacio para compatibilizar negocio y familia.

Los Hombres Emprendedores: 

  • Invierten mucho en sus negocios.
  • Piden más préstamos para financiarse.
  • Su modelo de negocio está basado en asuntos económicos (costes – beneficios).
  • Toman más decisiones que implican mayor riesgo, pero también más oportunidades.
  • Invierten en sus habilidades y pagan para tener apoyo externo para llevar a cabo su proyecto.
  • Sus negocios están dentro de todas las industrias.
  • Delegan labores y buscan gerentes profesionales.
  • Construyen con mayor facilidad su marca personal que les sirve para su negocio (en sus linkedin aparecen todos sus logros).
  • Valoran la idea de ser sus propios jefes.

A la anterior lista podemos añadir algunas cosas que hemos encontrado en la revista Forbes (www.forbes.com) y otras que hemos aprendido en nuestros años trabajando con mujeres emprendedoras:

La primera gran diferencia entre los emprendedores mujeres y hombres es la edad. Los hombres se lanzan al mundo del emprendimiento con edades muy tempranas (ejemplo típico Marc Zuckerberg) y las mujeres después de los 30s (ejemplo Martha Stweart). Las mujeres llegan al emprendimiento con una experiencia vital y una madurez emocional mayor, que les permite conectar de forma más profunda a diferentes niveles.  A su vez, muchas mujeres suelen decidir comenzar un negocio cuando son madres para poder estar el mayor tiempo con sus hijos, sin dejar de lado su inquietudes intelectuales y profesionales.

La segunda gran diferencia es dónde viene la financiación para los negocios. Los hombres, y tal vez por su juventud, consiguen dinero prestado o acceden a Business Angels. Las mujeres usan sus propios ahorros.  Muchísimas usan los ahorros hechos durante años de carrera profesional.  Desde MERAKIU creemos que la mujer debe aprender a buscar inversores y financiación para su proyectos, para que puedan crear empresas de mayor tamaño y con mayor alcance. Algo para tener muy en cuenta a la hora de buscar financiación es el consejo de nuestra co-fundadora Carolina Galán: los inversores invierten en el emprendedor, no sólo en la idea. Así que cuando cuentes la historia de tu negocio debes saber transmitir también tu capacidad para sacar tu proyecto adelante, estar segura de ti misma,  así los inversores sabrán que tú eres la inversión adecuada para rentabilizar su capital. 

Tercero,  las mujeres se fijan más en el bien en general. Cuando reciben los microcréditos, por poner un ejemplo, lo invierten en su entorno y en su comunidad. También se preocupan por el hecho de que sus productos o servicios sirvan para los demás, que añadan bienestar.

A su vez,  debido al carácter social de las mujeres, sus empresas tienden a ser más inclusivas.  Las mujeres emprendedoras hacen más alianzas con otras emprendedoras, incluyen a gente de su entorno en sus proyectos, buscan la mejora del tejido social. 

La última gran diferencia a la hora de emprender está en la percepción a la hora de cometer errores o de fracasar. Las mujeres se culpan a sí mismas con gran facilidad y los hombres toman en cuenta las circunstancias económicas, el mercado e, inclusive, les es más fácil culpar a terceros. 

Estamos aquí para ayudarte a conseguir el éxito, recuerda lo que dijo nuestra co-fundadora Ana María Corredor: 💡La razón por la que solemos desistir de nuestros proyectos y sueños, es el miedo a fracasar, a defraudarnos a nosotros mismos, a recibir un NO por respuesta. El antídoto para eso es pensar que el fracaso ya lo tienes si no lo intentas, que el NO es lo que tienes en este momento, y que de ahí hacia adelante cualquier cosa es ganancia. En ese momento tu mente hace un click y se da cuenta que lo único que puede hacer es ganar, que siempre ganarás pase lo que pase… y entonces se vuelve apasionante, divertido y emocionante jugar y ver hasta dónde puedes llegar.

Nos gustaría saber cuál es tu opinión, crees que las diferencias que aquí mencionamos son acertadas, o no lo son. Como mujer emprendedora ¿encuentras alguna diferencia entre tu forma de sacar el negocio adelante y la forma que tienen los hombres que conoces? En todo caso sea como sea, en Merakiu (merakiu.com) sabemos que tienes una gran capacidad y que cada emprendedor es un mundo individual, y que cada cual debe encontrar el mejor camino que se adapte a su forma de ser y a su sueño en particular. Sea cual sea tu forma, nunca desistas y sigue adelante.

Si aún no has enseñado tu negocio al mundo entero puedes publicarlo aquí: 

Publicar

Escrito por Angela Monroy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *