HIMALLINEISHON

Sociedad Imaginaria de Cuentos Dibujados - Ilustración y Arte

Nuestra historia:

Hace 8 años mi padre me preguntó que qué quería hacer en mi vida, le contesté que jugar y entonces me dijo: “hagamos de ese juego un proyecto”, me entregó un formato laaargo con el título “Plan de negocio” y me dijo: SUEÑA. Mientras escribía sobre la imaginación y cómo convertirla en fuente de vida y sustento, me invitaron a realizar una exposición en Rep Dominicana, de nuevo mi padre intervino poniendo todo el capital para el montaje y al terminar me dijo: “Todas las ganancias de las ventas serán el capital inicial de tu negocio”, no recuerdo muy bien cuanto fue, pero con ese dinero en el bolsillo y muchas ilusiones, en un pequeño cuarto dentro de una academia de música empezó mi gran sueño: HIMALLINEISHON.Mientras mi madre me permitía vivir en su casa sin ningún costo, y auspiciaba las mejores comidas y una rica alacena siempre llena de manjares, empecé a levantarme todos los días para ir a mi pequeño taller a inventar, crear, recrear y dibujar. En mi cabeza rondaban millones de historias y a todas ellas les empecé a dar forma física en objetos y dibujos. Fue mi misma madre la que un día me dio la idea de “escribirlas” (dibujarlas) sobre cosas que fueran útiles, y así nació mi primera línea de historias ilustradas sobre objetos. Todos los días trabajaba en ellas, sin tener siquiera un cliente, pero de pronto estos empezaron a llegar y al vender las piezas nacieron nuevas historias y nuevas ideas, y con ellas nuevos sueños.Habré pasado por 4 o 5 lugares de trabajo en el correr de los años, cada vez con mas pedidos y mas sueños: participar en ferias, vender por internet y hasta tener mi propia tienda. En el proceso, junto a mi padre aprendí un poco de finanzas y dirección de empresas. Con todas esas experiencias convertí mi sueño en un proyecto; asistí primero a ferias pequeñas, aprendiendo sobre clientes, ventas, y precios; aprendí a valorar mi trabajo y fui recorriendo un camino en que no solo era exitoso mi negocio, sino mi también mi plan de vida: “Vivir libre y feliz”Recuerdo que el primer gran sueño cumplido fue asistir a Expoartesanías, con el apoyo de mi gran amiga y compañera Mara, fue posible producir mas de 150 piezas únicas en menos de 6 meses.Conquistada esa meta sólo nos quedaba tener la tienda, no buscamos mucho, solo trabajamos arduamente y confiamos que las cosas siempre llegan a su tiempo, y de pronto ocurrió, ese otro sueño se hizo realidad.Habiendo llegado a esa meta y sintiéndome realmente completa encontré a mi compañero de viaje con quien decidí traer al mundo una nueva vida. Al muy poco tiempo ese otro sueño se hizo realidad y con éste una gran transformación de mi vida, era el momento de dejar a Himallineishon volar sin mi por un tiempo, quedarme en la torre de control y programar las rutas de la nave para que pudiera navegar a cargo de alguien mas, entonces nacieron formalmente las otras dos líneas de productos de la marca: Piezas en serie pintadas a mano y las piezas simplemente en serie.Con esto Himallineishon llegó a un punto que debe ser muy parecido al que experimentan las gaviotas cuando vuelan lejos en el mar.En Febrero del 2017 llegó a este planeta mi mejor creación: mi hija Victoria, pero no vino sola, trajo con ella varios cambios sorprendentes para los que no sabía que estaba preparada, que no solo permearían mi vida personal, sino también la laboral.Cuando apenas tenía una semana de llegada recibí una carta de los dueños del local donde vivía la tienda, pidiéndome que se los entregara, la panadería que opera al lado se quedó corta de espacio, y decidieron darle prioridad, sintieron que el momento de Himallineishon en esa maravillosa esquina de Chapinero había terminado.Aterrada con mi chiquita en brazos y con solo tres meses para hacer el cambio, empecé a buscar con afán un nuevo lugar para continuar mis sueños, fue una gran sorpresa saber que existía la posibilidad de pasarlo a la casa del lado, a muy pocos metros de distancia, a una casa joven llena de buena vibra. Las cosas estaban casi listas cuando supe que mi pequeña Victoria era un impedimento para que Himallineishon ocupara ese lugar, un espacio de coworking en el que no querían tener un bebé entre ellos.Clara en mis prioridades, opté por rechazar esa oferta, no porque ser mamá de tiempo completo fuera mas importante que mi vida profesional, sino porque creo que ser mamá no debe de ninguna manera interferir con ese tema.Por el momento me encuentro trabajando en el maravilloso castillo donde vivo, en un espacio que comparto con mi pequeña, buscando la manera de encontrarme como madre empresaria de vuelta.El nuevo reto es encontrar la manera de poder seguir cumpliendo mis sueños, sin tener que ponerlos en dos canastas diferentes, porque al final soy un solo ser humano y lo que he aprendido en todos estos años de trabajo es que el universo nos da y nos quita sin ninguna intención diferente al aprendizaje.Vuelvo al comienzo, pero esta vez ya no acompañada de mi padre, si no de mi pareja, de mi hija y de mis mascotas, decido aprender a ser mamá de tiempo completo, artista, novia, imaginadora, hija, emprendedora y hermana al mismo tiempo, y como siempre, sé que de alguna manera lo voy a lograr, solo necesito tiempo para encontrar el camino.Soy una madre trabajadora emprendiendo el sueño de vivir la vida.

Nuestra empresa:

Para empezar a contar la historia de Himallineishon no hace falta hablar de hechos exactos con circunstancias precisas; sólo basta decir que un día estaba ahí, como por arte de magia.
Como si se materializara la imaginación misma, un día no hace mas de 8 años gregorianos, Bambi (cabeza de Himallineishon) apareció, al principio sin mucha forma ni sentido, ajena tanto a este mundo como a otros posibles imaginados. Un Alter Ego que empezó a experimentar la vida terrestre a través del cuerpo humano de un mortal usándolo como vehículo para viajar por este planeta.
Desde hace mas de 35 años habitante de la tierra y perteneciente a la raza humana, Mónica, Mónica Bernal, artista. Portal abierto como vehículo por Bambi para experimentar desde ángulos difícilmente imaginados la propia vida Humana; juntas conciben y viven Himallineishon que es la formalización artística de sus aventuras, Bambi viviendo a través de la imaginación los significados que descubre Mónica, y ella, recorriendo el planeta tierra y creando objetos que pone a la venta.
En Himallineishon, que es el resultado de la simbiosis de las dos; un viaje terrenal de Mónica a otro continente, se convierte para Bambi en una travesía exploratoria a una galaxia desconocida; viajar en un tren de media noche, se puede convertir en una cartografía imaginaria para recorrer mundos que aun no existen y la pérdida de un juguete en Berlín en un mapa instructivo para extraviar un amigo imaginario.
Bambi, una viajera intergaláctica imaginada experimenta la vida de Mónica con otras dimensiones desconocidas aun por las ciencias terrestres, y Mónica con sus manos, trae a la vida de la tierra, a través del arte, las historias y souvenirs recogidos allí. La experiencia de Bambi es el sustento conceptual, mientras que la acción de crear de Mónica es el alimento objetual y sustentable del proyecto.
Las ilustraciones básicas sobre las que construyen los objetos constituyen la bitácora de navegación de Bambi, capitán de navío interestelar, y son convertidas por Mónica y su equipo de navegantes en objetos de uso diario.
Himallineishon es entonces la mezcla de la ciencia de la imaginación y el arte. Piezas  creadas a mano, piezas  que se transforman en tesoros al ser encontrados por otros humanos, cuentos dibujados que son doblemente útiles: como portales a otros mundos imaginados y en la vida diaria como objetos prácticos. Tesoros que fueron hechos para nunca mas tener que ser guardados.

Calificar y escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *